lunes, 17 de octubre de 2011

Mientras dormías.

Era una sensación extraña. Como si el mundo cayera otra vez. El miedo se alojaba en mis costillas y no sabía qué hacer. Era demasiado para mí, creía estar preparada…

Domeriam: ¿Y si es niño?
Dragón: Será precioso, eso seguro.
Domeriam: (risa nerviosa) supongo que se parecería a ti. De hecho, me encantaría. Pero… ¿y si es niña?
Dragón: Ojalá tenga tu sonrisa. Esa que hizo que me enamorara de ti al instante.

Y escuchando esa canción, me quedé dormida en tus brazos, tranquila. Porque sabía que tú permanecerías ahí arropándome en cada uno de mis sueños. Aunque fuera demasiado pronto, aunque te eligiera a ti para hacer un pedacito de vida. Es por esto por lo que te amo y seguiré haciéndolo hasta el fin de mis días.


2 comentarios: