viernes, 25 de abril de 2014

Sin respiración.

No es un misterio que no estoy bien. Me he quedado sin fuerzas a medio camino de cualquier lugar. Sólo me sale derramar un manantial, como siempre.

Y me da miedo. Nubes negras se ciernen sobre mi. Auguran tiempos peores. La oscuridad que tan bien conozco.

Nadie puede entenderlo.

Son gritos de desesperación. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario