domingo, 15 de febrero de 2015

Sin título.

Estoy pasando una etapa. De esas etapas raras en las que todo te parece insuficiente pero no te quedan más narices que cerrar los ojos y seguir adelante. Y ya no es un problema "profesionalmente" hablando. Es todo lo que me rodea. La falta de pasión, de chispa... escasez de ilusión. 

Ya sé lo que dicen. Si algo no te gusta de tu vida, cámbialo. Pero si no me gusta mi vida, mi vida entera con todos sus elementos. Si nada me llena y ni mis más profundos sueños me invitan a avanzar. Surgen todas las dudas y la pregunta sin respuesta. Qué hago. Qué hago cuando ni los puntos de inflexión ni pasar página ayudan para encontrar algo de felicidad en cada paso.

Y no me encuentro ni queriendo.
Y cada mañana es más difícil despegar el cuerpo de las sábanas. 
Y me hundo estrepitosa e irremediablemente. 

Qué hago.


No hay comentarios:

Publicar un comentario