domingo, 17 de febrero de 2013

Estás podrido por dentro.

Aquí está. Llegó de nuevo para quedarse. Hice caso omiso de las advertencias que anunciaban su llegada. "No pasa nada" pensaba para mí. Pero sí que pasa. 

Es inútil perseguir sueños que son sólo cuentos de hadas. 
No vale de nada intentar encontrarte cada vez que te escapas. 

No encuentro palabras para describirlo. Es la sensación de un corazón roto. No, es mil veces peor. 

Y el amor me ha hecho esto. El amor que tanto amo. Mi amor idílico y soñado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario