miércoles, 13 de julio de 2011

Dos días.


Fue algo tan extraño. Mientras nuestros labios transmitían hitos de esperanza, dijiste “te quiero”, rodeados de estrellas mientras me estrechabas contra tí. Y yo no supe si creerte.

En su lugar sonreí, sonreí! Por toda respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario