lunes, 7 de mayo de 2012

Rêve.


Y otra vez regresaron sus ganas de llorar. Así, sin previo aviso. Y sin, apenas, razón aparente.
Será porque echa de menos, echa de menos a sus estrellas.
Ahora sólo contempla un cielo inmerso en la oscuridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario