martes, 24 de junio de 2014

1, 2, 3, Drink

Quizás no soy tan diferente. Quizás mi objetivo es la autodestrucción. Y romper con todo lo sano y hermoso que me rodea. 

Quizás no soy tan diferente de él. Puedo dedicar mi vida a lo que él decía hacer. Sostener copa tras copa o morir en el intento. Y brindar con la esperanza de que todo se desvanezca. 

Yo nunca he buscado tener una vida perfecta. Mi único empeño ha sido ser feliz y yo misma boicoteo cada intento. 

Y es ahora, que las lágrimas arden recorriendo mi piel, cuando me doy cuenta de mi realidad. 

No queda remedio.

No existe la salvación.

Mi único camino es la perdicíón.