martes, 24 de mayo de 2011

...*

Las estrellas bien podrían cambiar el rumbo de las ideas. Un sin fin de palabras que nunca encontrasen su verdadero destino. Te voy a decir una cosa Cari, quizás te abandone porque no me quede más remedio o puede que siga mi destino contigo. El caso es que ahora no tengo fuerzas. Si algo consiguiera destrozarme más que esto, lo aceptaría, pues sería diferente a lo que de tu corazón escapa. Me pierdo y no me encuentres, no querría soportarlo. De verdad esto es un  adiós, un adiós a los sentidos Cari, un adiós a mis sueños y a mis lágrimas. Nada ni nadie podrá remediar el daño que tenemos.  Por eso prefiero que salgas a flote mientras yo me deshago. Entre falsos halagos y mentiras.

Y si de verdad existe algo que me sostenga, escóndelo.

1 comentario:

  1. ¿Y si no lo esconde qué?
    Tú en el caso contrario, ¿No se lo enseñarías?

    Yo si fuera Cari, desde luego, preferiría que saliéramos los dos a flote.
    Sino no merecería la pena (:

    ResponderEliminar